Baterias de traccion precios

fabricantes de baterías de tracción

Las baterías de plomo-ácido se consideran el método tradicional de alimentación de las carretillas elevadoras. Con una tapa extraíble, las baterías de plomo-ácido generan electricidad a través de una reacción química entre las placas de plomo y el ácido sulfúrico. Para que funcionen, los trabajadores deben rellenar periódicamente las unidades con agua, para que se inicie el proceso químico.
Las baterías de iones de litio son una tecnología más reciente que está llamando la atención de cada vez más responsables de almacén. Las baterías de iones de litio son más densas en energía que las de plomo-ácido e incluyen varias características de seguridad y comodidad. Por ejemplo, las baterías de iones de litio no requieren mantenimiento del agua porque las celdas están selladas.
Inicialmente, para una sola batería, la de iones de litio es la opción más cara de las dos. Los precios varían, pero si se compara simplemente el precio inicial de una sola batería, una batería de iones de litio puede costar aproximadamente el doble que una batería de plomo.
En Estados Unidos, un fabricante de equipos ahorra más de un millón de dólares al año al cambiar a baterías de iones de litio. Tras analizar las cifras, la empresa descubrió que gastaba 4.800 dólares al día:

diferencia entre batería de tracción y batería normal

Gracias a sus excelentes propiedades de alto voltaje, las baterías de la serie intAct Traction Power son especialmente adecuadas para plataformas elevadoras móviles, equipos de limpieza, uso recreativo y muchas otras aplicaciones de tracción.
Las baterías intAct Traction-Power convencen por su excelente relación calidad-precio. Las placas de rejilla reforzadas y especialmente aisladas, con un alto aprovechamiento de la masa, permiten una reserva de capacidad máxima. Como su socio para soluciones de sistema, ofrecemos naturalmente los cargadores adecuados para recargar las baterías selladas de plomo/ácido.

batería de carretilla elevadora precio filipinas

Una batería de tracción está formada por varias celdas de 2V. Cuando esas celdas se conectan en serie, se obtienen voltajes más altos. Una batería de tracción de 24 voltios tiene 12 celdas, una de 48 voltios tiene 24 celdas, una de 80 voltios tiene 40 celdas. Para recargar una batería, el voltaje de las celdas debe aumentarse por encima de los 2 voltios mediante una fuente de tensión externa.
Las baterías de tracción se diferencian de las de arranque porque han sido desarrolladas para proporcionar una cierta cantidad de energía durante períodos más largos. Por ello, las baterías de tracción suelen tener una capacidad mucho mayor que las de arranque.
Una célula de tracción se compone de placas positivas y negativas, siempre hay una placa negativa más que el número de positivas. Las placas positivas y negativas están separadas entre sí por medio de un separador microporoso para evitar el contacto mutuo y el cortocircuito.
La placa positiva se compone de una placa tubular y varias varillas de plomo juntas, que se protegen en su conjunto con un material poroso que se dobla alrededor de la placa como un sobre. El espacio entre las placas se rellena con una pasta de dióxido de plomo. La composición exacta de estas placas varía de un fabricante a otro y es ya una parte importante de la calidad final de la célula.

vehículo eléctrico con batería de tracción

Una batería para vehículos eléctricos (EVB, también conocida como batería de tracción) es una batería utilizada para alimentar los motores eléctricos de un vehículo eléctrico de batería (BEV) o un vehículo eléctrico híbrido (HEV). Estas baterías suelen ser recargables (secundarias) y suelen ser de iones de litio. Estas baterías están diseñadas específicamente para una gran capacidad de amperios-hora (o kilovatios-hora).
Las baterías para vehículos eléctricos se diferencian de las baterías de arranque, alumbrado y encendido (SLI), ya que están diseñadas para proporcionar energía durante periodos de tiempo prolongados y son baterías de ciclo profundo. Las baterías para vehículos eléctricos se caracterizan por su relación potencia-peso, su energía específica y su densidad energética relativamente elevadas; las baterías más pequeñas y ligeras son deseables porque reducen el peso del vehículo y, por tanto, mejoran sus prestaciones. En comparación con los combustibles líquidos, la mayoría de las tecnologías de baterías actuales tienen una energía específica mucho más baja, lo que suele repercutir en la autonomía máxima totalmente eléctrica de los vehículos.
El tipo de batería más común en los vehículos eléctricos modernos son las de iones de litio y las de polímero de litio, debido a su alta densidad energética en comparación con su peso. Otros tipos de baterías recargables que se utilizan en los vehículos eléctricos son las de plomo-ácido («inundadas», de ciclo profundo y de plomo-ácido reguladas por válvula), las de níquel-cadmio, las de níquel-hidruro metálico y, con menor frecuencia, las de zinc-aire y las de sodio-cloruro de níquel («cebra»)[1] La cantidad de electricidad (es decir, la carga eléctrica) almacenada en las baterías se mide en amperios-hora o en culombios, y la energía total suele medirse en kilovatios-hora.

->   25000 dolares en euros