Carro solar de trundholm

Carro solar de helios

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  «El carro solar de Trundholm» – noticias – periódicos – libros – erudito – JSTOR (diciembre de 2010) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)
El carro solar de Trundholm (en danés: Solvognen), es un artefacto nórdico de la Edad de Bronce descubierto en Dinamarca. Se trata de una representación del carro del sol, una estatua de bronce de un caballo y un gran disco de bronce, que están colocados en un dispositivo con ruedas de radios.
La escultura fue descubierta sin ningún objeto que la acompañara en 1902 en una turbera del páramo de Trundholm, en Odsherred, en el noroeste de Zelanda, (aproximadamente 55°55′N 11°37′E / 55.917°N 11.617°E / 55.917; 11.617). Actualmente se encuentra en la colección del Museo Nacional de Dinamarca en Copenhague.
El caballo se encuentra sobre una barra de bronce sostenida por cuatro ruedas. La vara que está debajo del caballo está conectada al disco, que se apoya en dos ruedas. Todas las ruedas tienen cuatro radios. El artefacto fue fundido con el método de la cera perdida.

Significado del carro solar

Todos sabemos lo que les ocurre a los que vuelan demasiado cerca del sol. Las alas se derriten, las plumas se caen y uno acaba ahogado en el mar Mediterráneo… o eso dice la historia. Pero la última exposición del Museo de la Ciencia, El Sol: Vivir con nuestra estrella, evita este destino icariano. A través de imágenes de satélite de la NASA, exposiciones interactivas -incluida una playa artificial- e innumerables artefactos e imágenes, el museo nos pone cara a cara con Helios y su poder estelar. A través de cuatro secciones sobre el tiempo, la salud, la energía y la observación, la exposición recorre la historia de la relación del hombre con el sol. Desde el espectroscopio de Norman Lockyer, que descubrió el helio, hasta los paneles solares de la Casa Blanca de Jimmy Carter, esta exposición de gran éxito nos adentra cada vez más en el resplandor del sol con cada descubrimiento histórico.
Pero primero comienza con los mitos: las antiguas leyendas y creencias que rodean a nuestra estrella. A diferencia de la actualidad, las civilizaciones de antaño se obsesionaban con los movimientos del sol o su supuesto «curso» a través de los cielos. Para controlar sus desplazamientos diurnos, los escandinavos de la Edad de Bronce crearon instrumentos y modelos especiales que se utilizaban en los rituales religiosos. En la exposición se muestran dos de estos objetos: una réplica del Carro del Sol de Trundholm (el original data de alrededor del 1400 a.C.) y una copa de oro con asa de cabeza de caballo. Estos objetos, bellamente elaborados, mezclan el mito, la utilidad y la errónea investigación protocientífica con un efecto encantador. El Carro del Sol de Trundholm no sólo incorpora símbolos necesarios para la vida cotidiana en la Escandinavia de la Edad del Bronce, sino que prefigura los mitos helénicos relativos a la deidad solar Apolo y sus paseos a caballo por el cielo. Para los escandinavos, el sol orbitaba la tierra y la presidía; mantenía separados el día y la noche (con un poco de ayuda de los animales y los vehículos con ruedas), pero también tenía el potencial de interrumpir la actividad agrícola con resultados catastróficos. La necesidad de controlar el astro para adaptarlo a los fines del hombre era claramente evidente en el diseño.

Se vende carro solar trundholm

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  «El carro solar de Trundholm» – noticias – periódicos – libros – erudito – JSTOR (diciembre de 2010) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)
El carro solar de Trundholm (en danés: Solvognen), es un artefacto nórdico de la Edad de Bronce descubierto en Dinamarca. Se trata de una representación del carro del sol, una estatua de bronce de un caballo y un gran disco de bronce, que están colocados en un dispositivo con ruedas de radios.
La escultura fue descubierta sin ningún objeto que la acompañara en 1902 en una turbera del páramo de Trundholm, en Odsherred, en el noroeste de Zelanda, (aproximadamente 55°55′N 11°37′E / 55.917°N 11.617°E / 55.917; 11.617). Actualmente se encuentra en la colección del Museo Nacional de Dinamarca en Copenhague.
El caballo se encuentra sobre una barra de bronce sostenida por cuatro ruedas. La vara que está debajo del caballo está conectada al disco, que se apoya en dos ruedas. Todas las ruedas tienen cuatro radios. El artefacto fue fundido con el método de la cera perdida.

Teoría de la mitología solar

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  «Carro solar de Trundholm» – noticias – periódicos – libros – erudito – JSTOR (diciembre de 2010) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)
El carro solar de Trundholm (en danés: Solvognen), es un artefacto nórdico de la Edad de Bronce descubierto en Dinamarca. Se trata de una representación del carro del sol, una estatua de bronce de un caballo y un gran disco de bronce, que están colocados en un dispositivo con ruedas de radios.
La escultura fue descubierta sin ningún objeto que la acompañara en 1902 en una turbera del páramo de Trundholm, en Odsherred, en el noroeste de Zelanda, (aproximadamente 55°55′N 11°37′E / 55.917°N 11.617°E / 55.917; 11.617). Actualmente se encuentra en la colección del Museo Nacional de Dinamarca en Copenhague.
El caballo se encuentra sobre una barra de bronce sostenida por cuatro ruedas. La vara que está debajo del caballo está conectada al disco, que se apoya en dos ruedas. Todas las ruedas tienen cuatro radios. El artefacto fue fundido con el método de la cera perdida.