Para que se utiliza el litio

Wikipedia

El litio: Un médico, un fármaco y un gran avance Walter A. Brown Liveright (2019)Hace unos 70 años, John Cade, un psiquiatra australiano, descubrió un medicamento para el trastorno bipolar que ayudó a muchos pacientes a recuperar la estabilidad rápidamente. El litio es ahora el tratamiento estándar para esta enfermedad y uno de los medicamentos más eficaces de la psiquiatría. Pero su ascenso estuvo plagado de obstáculos. La historia de Cade y su trascendental hallazgo se relata en Lithium, un libro convincente del psiquiatra estadounidense Walter Brown.El trastorno bipolar, etiquetado como enfermedad maníaco-depresiva hasta 1980, afecta a alrededor de 1 de cada 100 personas en todo el mundo. Sin tratamiento, puede convertirse en un ciclo incesante de altibajos emocionales. Las tasas de suicidio de las personas no tratadas son entre 10 y 20 veces superiores a las de la población general. Afortunadamente, el carbonato de litio -derivado del metal ligero y plateado litio- puede reducir esa cifra diez veces.
La narración que hace Brown de la azarosa vida de Cade cubre gran parte del mismo terreno que Finding Sanity (2016), una biografía bastante hagiográfica de Greg de Moore y Ann Westmore. Lo que Brown hace magníficamente bien es mostrar que Cade hizo su descubrimiento sin acceso a los avances de la tecnología o a las instalaciones modernas, y casi a pesar de ellos. Durante la Segunda Guerra Mundial, Cade fue internado durante más de tres años en el famoso campo de prisioneros de guerra japonés de Changi, en Singapur. Fue encargado de la sección de psiquiatría, donde empezó a constatar la relación decisiva entre ciertas carencias alimentarias y las enfermedades de sus compañeros. La falta de vitamina B, por ejemplo, provocaba el beriberi y la pelagra.Después de la guerra, siguió investigando. Trabajando desde una despensa abandonada en el Hospital Mental de Repatriación de Bundoora, cerca de Melbourne (Australia), empezó a recoger muestras de orina de personas con depresión, manía y esquizofrenia, con el objetivo de descubrir si alguna secreción de su orina podía estar relacionada con sus síntomas. Sin acceso a sofisticados análisis químicos y sin guiarse en gran medida por la teoría, Cade inyectó la orina en las cavidades abdominales de cobayas, aumentando la dosis hasta que murieron. La orina de las personas con manía resultó especialmente letal para los animales.

Toxicidad del litio

El litio es un elemento químico que se encuentra en la naturaleza y que a veces se utiliza en medicamentos para tratar ciertas enfermedades mentales, como el trastorno bipolar. El litio puede tratar la manía aguda, o los «subidones», y ayudar a estabilizar el estado de ánimo a largo plazo.
Puede llevar algún tiempo conseguir la dosis adecuada y pueden pasar semanas o incluso meses antes de que afecte a su estado de ánimo. Si tomas litio, deberás acudir a citas periódicas con tu médico para asegurarte de que no estás tomando demasiado o muy poco litio.
Si ha estado en riesgo de suicidio, el litio puede ayudar a reducir estos sentimientos. El litio también ayuda a evitar que se produzcan episodios maníacos y depresivos en el futuro. Por ello, su médico puede recetarlo durante largos periodos de tiempo para evitar recaídas.
Es posible que tenga algunos efectos secundarios a corto plazo al iniciar el tratamiento con litio o al cambiar de dosis. Es importante sopesar estos efectos secundarios a corto plazo con el beneficio que el litio puede tener para los síntomas de la enfermedad mental.
Estos efectos secundarios suelen desaparecer al cabo de unos días. Si los efectos secundarios continúan o le preocupan, consulte a su médico. Si empeoran repentinamente, puede ser un signo de «toxicidad del litio», es decir, de un exceso de litio en el organismo (véase más adelante). Si esto ocurre, llame a su médico inmediatamente.

Toxicidad del litio

El tratamiento del trastorno bipolar ha experimentado una mayor innovación en la última década que en cualquier otro momento desde la introducción del litio y los neurolépticos hace medio siglo. El lugar que ocupa el litio en la terapéutica psiquiátrica contemporánea se ha convertido en algo controvertido, lo que ha hecho necesario el presente repaso de los resultados de las investigaciones relativas a su uso en el tratamiento de los pacientes con trastorno bipolar. El litio, por sí mismo, suele ser inadecuado para el control rápido de la manía aguda; los antipsicóticos, el divalproex o los sedantes potentes se utilizan habitualmente, con o sin litio, para este fin. La utilidad especial del litio reside en la prevención a largo plazo de las recurrencias de la manía y la depresión bipolar y en la reducción del riesgo de comportamiento suicida. El litio también puede ser beneficioso en la depresión unipolar recurrente y es un complemento eficaz para la depresión resistente al tratamiento. Las expectativas de que la enfermedad bipolar prolongada sin tratar, los episodios múltiples, los ciclos rápidos o el retratamiento después de la interrupción podrían conducir rutinariamente a la no respuesta al litio, y la creencia de que el litio es demasiado tóxico para su uso durante el embarazo, no han sido confirmadas por la investigación. El litio conserva una parte importante de las prescripciones para el trastorno bipolar y es barato. Ningún otro tratamiento ha funcionado tan bien como el litio en tantos aspectos de la atención a largo plazo de los pacientes con trastorno bipolar y, a pesar de algunos riesgos y limitaciones, el litio sigue siendo el estándar con el que se comparan todas las alternativas propuestas.

Vientre de litio

Los elementos se organizan en bloques según el tipo de orbital en el que se encuentran los electrones exteriores. Estos bloques reciben el nombre de los espectros característicos que producen: agudo (s), principal (p), difuso (d) y fundamental (f).
La masa de un átomo en relación con la del carbono-12. Es aproximadamente la suma del número de protones y neutrones en el núcleo. Cuando existe más de un isótopo, el valor dado es la media ponderada de la abundancia.
El litio se descubrió a partir de un mineral, mientras que otros metales alcalinos comunes se descubrieron a partir de material vegetal. Se cree que esto explica el origen del nombre del elemento: de «lithos» (piedra en griego). La imagen se basa en el símbolo alquímico de la piedra.
El uso más importante del litio es el de las baterías recargables para teléfonos móviles, ordenadores portátiles, cámaras digitales y vehículos eléctricos. El litio también se utiliza en algunas baterías no recargables para cosas como marcapasos, juguetes y relojes. Una aleación de magnesio-litio se utiliza para el blindaje. Las aleaciones de aluminio-litio se utilizan en aviones, cuadros de bicicleta y trenes de alta velocidad. El cloruro de litio es uno de los materiales más higroscópicos que se conocen y se utiliza en sistemas de aire acondicionado y secado industrial (al igual que el bromuro de litio). El estearato de litio se utiliza como lubricante multiuso y para altas temperaturas. El carbonato de litio se utiliza en fármacos para tratar la depresión maníaca, aunque su acción en el cerebro aún no se conoce del todo. El hidruro de litio se utiliza como medio de almacenamiento de hidrógeno para su uso como combustible.