Motores de gasolina para sacar agua

Motor de gasolina reforzado con hidrógeno

El agua y el etanol son altamente «miscibles»; un término científico que significa que prácticamente cualquier cantidad de agua es totalmente soluble en etanol, y viceversa. Lo siguiente que hay que tener en cuenta es que el etanol y la gasolina son bastante miscibles. Piensa en el E-10 (10% de etanol) hasta el E-85 con el que algunos motores de gasolina están diseñados para funcionar bien (con cierta pérdida de potencia).
En teoría, si preparas un matraz de separación, básicamente un recipiente de vidrio transparente con una llave de paso en el fondo, lo llenas a temperatura ambiente con un galón de E-10 y le añades unas 3 cucharadas de agua, lo agitas y lo dejas reposar para que se separe, podrías drenar la capa inferior (más densa) de líquido, que sería la mezcla de agua y etanol, y te quedaría unos 0,9 galones de gasolina relativamente libre de alcohol.

¿es posible utilizar el agua como combustible?

En la última entrega de The Water Works, empezamos a repasar los distintos tipos de accionamientos para equipos de bombeo utilizados en aplicaciones de pozos profundos y poco profundos y de refuerzo, con un examen detallado de los motores eléctricos. Ahora concluiremos el tema describiendo los motores, generadores y transmisiones por engranajes utilizados para este mismo fin.
Los motores utilizados para generar la potencia necesaria para accionar una bomba, un compresor o un generador siguen los mismos principios básicos de desarrollo y transferencia de potencia que un motor eléctrico, convirtiendo una forma de energía en otra.
En este caso, sin embargo, la rotación de salida y la potencia resultante se deriva del valor químico del combustible utilizado (es decir, la energía potencial) mediante la conversión a una salida de energía cinética a través de una serie de implosiones controladas de un conjunto de pistones alternos contenidos dentro de una serie de cilindros cerrados en lugar de la fuerza magnética electromotriz desarrollada a partir de la electricidad.
El rendimiento de un motor de combustión interna depende de varios factores. Los dos más importantes son la relación de expansión (compresión) y la relación de calor específico del combustible utilizado. Para cualquier motor térmico, el trabajo que se puede extraer de él es proporcional a la diferencia entre la presión inicial y la presión final durante la fase de expansión, generalmente expresada en libras por pulgada cuadrada-atmosférica, o psia. Por lo tanto, aumentar la presión inicial es una forma eficaz de aumentar también el trabajo extraído.

Motor de agua

Un coche con motor hidráulico es un automóvil que hipotéticamente obtiene su energía directamente del agua. Los coches propulsados por agua han sido objeto de numerosas patentes internacionales, artículos en periódicos y revistas de divulgación científica, reportajes en las televisiones locales y páginas web. Se ha comprobado que las reivindicaciones de estos dispositivos son pseudociencia y algunas están vinculadas a fraudes de inversión[1][2][3][4] Estos vehículos pueden afirmar que producen combustible a partir del agua a bordo sin ningún otro aporte energético, o pueden ser un híbrido que afirme obtener parte de su energía del agua además de una fuente convencional (como la gasolina).
El agua es hidrógeno totalmente oxidado. El hidrógeno en sí mismo es una sustancia inflamable de alta energía, pero su energía útil se libera cuando se forma el agua. El agua no arde. El proceso de electrólisis puede dividir el agua en hidrógeno y oxígeno, pero se necesita tanta energía para separar una molécula de agua como la que se liberó cuando el hidrógeno se oxidó para formar el agua. De hecho, se perdería algo de energía al convertir el agua en hidrógeno y luego quemar el hidrógeno porque siempre se produciría algo de calor residual en las conversiones. La liberación de energía química del agua, en exceso o en igual proporción que la energía necesaria para facilitar dicha producción, violaría por tanto la primera o segunda ley de la termodinámica[5][6][7][8].

El agua en la gasolina

El agua y el etanol son altamente «miscibles»; un término científico que significa que prácticamente cualquier cantidad de agua es totalmente soluble en etanol, y viceversa. Lo siguiente que hay que tener en cuenta es que el etanol y la gasolina son bastante miscibles. Piensa en el E-10 (10% de etanol) hasta el E-85 con el que algunos motores de gasolina están diseñados para funcionar bien (con cierta pérdida de potencia).
En teoría, si preparas un matraz de separación, básicamente un recipiente de vidrio transparente con una llave de paso en el fondo, lo llenas a temperatura ambiente con un galón de E-10 y le añades unas 3 cucharadas de agua, lo agitas y lo dejas reposar para que se separe, podrías drenar la capa inferior (más densa) de líquido, que sería la mezcla de agua y etanol, y te quedaría unos 0,9 galones de gasolina relativamente libre de alcohol.