Que es la tensión electrica

¿qué es la tensión?

La tensión entre dos puntos es un nombre corto para la fuerza eléctrica que impulsaría una corriente eléctrica entre esos puntos. En concreto, la tensión es igual a la energía por unidad de carga. En el caso de los campos eléctricos estáticos, la tensión entre dos puntos es igual a la diferencia de potencial eléctrico entre esos puntos. En el caso más general de los campos eléctricos y magnéticos que varían con el tiempo, los términos ya no son sinónimos.
La tensión entre dos extremos de un camino es la energía total necesaria para mover una pequeña carga eléctrica a lo largo de ese camino, dividida por la magnitud de la carga. Matemáticamente, esto se expresa como la integral de línea del campo eléctrico y la tasa de cambio temporal del campo magnético a lo largo de esa trayectoria. En el caso general, tanto el campo eléctrico estático (invariable) como el campo electromagnético dinámico (variable en el tiempo) deben incluirse en la determinación de la tensión entre dos puntos.
Históricamente, esta cantidad también se ha llamado «tensión» y «presión». La presión ha quedado obsoleta, pero la tensión se sigue utilizando, por ejemplo, en la expresión «alta tensión» (HT) que se suele emplear en la electrónica basada en válvulas termoiónicas (tubos de vacío).

Explicación de la tensión, la corriente y la potencia

El potencial eléctrico (también llamado potencial de campo eléctrico, caída de potencial, potencial electrostático) se define como la cantidad de energía de trabajo necesaria para desplazar una unidad de carga eléctrica desde un punto de referencia hasta el punto específico en un campo eléctrico. Más concretamente, es la energía por unidad de carga para una carga de prueba que es tan pequeña que la perturbación del campo considerado es despreciable. Además, se supone que el movimiento a través del campo se produce con una aceleración despreciable, para evitar que la carga de prueba adquiera energía cinética o produzca radiación. Por definición, el potencial eléctrico en el punto de referencia es de cero unidades. Normalmente, el punto de referencia es la tierra o un punto en el infinito, aunque se puede utilizar cualquier punto.
En la electrostática clásica, el campo electrostático es una cantidad vectorial que se expresa como el gradiente del potencial electrostático, que es una cantidad escalar denotada por V u ocasionalmente φ,[1] igual a la energía potencial eléctrica de cualquier partícula cargada en cualquier lugar (medida en julios) dividida por la carga de esa partícula (medida en culombios). Al dividir la carga de la partícula se obtiene un cociente que es una propiedad del propio campo eléctrico. En resumen, el potencial eléctrico es la energía potencial eléctrica por unidad de carga.

Corriente vs. tensión | electricidad

Cuando se empieza a explorar el mundo de la electricidad y la electrónica, es vital empezar por comprender los fundamentos del voltaje, la corriente y la resistencia. Estos son los tres elementos básicos necesarios para manipular y utilizar la electricidad. Al principio, estos conceptos pueden ser difíciles de entender porque no podemos «verlos». No se puede ver a simple vista la energía que fluye por un cable o el voltaje de una batería colocada sobre una mesa. Incluso los relámpagos en el cielo, aunque son visibles, no son realmente el intercambio de energía que se produce desde las nubes a la tierra, sino una reacción en el aire a la energía que lo atraviesa. Para detectar esta transferencia de energía, debemos utilizar herramientas de medición como multímetros, analizadores de espectro y osciloscopios para visualizar lo que ocurre con la carga en un sistema. Pero no temas, este tutorial te dará las nociones básicas sobre el voltaje, la corriente y la resistencia y cómo se relacionan los tres.
La electricidad es el movimiento de los electrones. Los electrones crean carga, que podemos aprovechar para realizar un trabajo. Tu bombilla, tu equipo de música, tu teléfono, etc., aprovechan el movimiento de los electrones para funcionar. Todos ellos funcionan utilizando la misma fuente de energía básica: el movimiento de los electrones.

Visión general de la corriente eléctrica, la tensión y la resistencia

La caída de tensión es la disminución del potencial eléctrico a lo largo del recorrido de una corriente que fluye en un circuito eléctrico. Las caídas de tensión en la resistencia interna de la fuente, a través de los conductores, a través de los contactos y a través de los conectores no son deseables porque parte de la energía suministrada se disipa. La caída de tensión a través de la carga eléctrica es proporcional a la potencia disponible para ser convertida en esa carga en alguna otra forma útil de energía.
Por ejemplo, un calentador eléctrico puede tener una resistencia de diez ohmios, y los cables que lo alimentan pueden tener una resistencia de 0,2 ohmios, aproximadamente el 2% de la resistencia total del circuito. Esto significa que aproximadamente el 2% de la tensión suministrada se pierde en el propio cable. Una caída de tensión excesiva puede provocar un funcionamiento insatisfactorio del calefactor y el sobrecalentamiento de los cables y las conexiones.
Los códigos eléctricos nacionales y locales pueden establecer directrices sobre la caída de tensión máxima permitida en el cableado eléctrico para garantizar la eficacia de la distribución y el correcto funcionamiento de los equipos eléctricos. La caída de tensión máxima permitida varía de un país a otro[1]. En el diseño electrónico y la transmisión de energía, se emplean varias técnicas para compensar el efecto de la caída de tensión en circuitos largos o cuando los niveles de tensión deben mantenerse con precisión. La forma más sencilla de reducir la caída de tensión es aumentar el diámetro del conductor entre la fuente y la carga, lo que disminuye la resistencia total. En los sistemas de distribución de energía, se puede transmitir una cantidad determinada de energía con menos caída de tensión si se utiliza una tensión más alta. Las técnicas más sofisticadas utilizan elementos activos para compensar una caída de tensión excesiva.